Ahora que se nos vienen las fiestas patrias y más aún que celebramos el bicentenario, no podemos pasar por alto una parte importante de todo este acontecimiento; el infaltable asado. Es por ello que hemos recopilado la mejor información para pasar una fiestas como Dios manda.

Cuando se acercan las fechas podemos ver cómo los supermercados y carnicerías nos bombardean con grandes ofertas de carnes. Pero es importante saber qué carnes elegir.

Nunca confíe un 100 por ciento, en un carnicero de barrio, puesto que a ellos sólo les interesa vender toda la mercancía, así que por ende, nunca le ofrecerá lo que realmente le convenga a usted. Los supermercados vendrían siendo una de las opciones más seguras, ya que por norma sanitaria, ellos no pueden vender un corte de carne por otro distinto.

Usualmente los cortes parrilleros, en su mayoría se encuentran en los cuartos delanteros del animal o más conocidos como cortes de la paleta. Por ello, le recomendamos el asado Carnicero, Sobrecostilla, Posta de paleta, Punta de paleta,  Lomo Vetado, Tapabarriga y si le gusta la carne un poco más grasienta, además de tener paciencia para asar plateada y asado de tira, éstas serían una buena opción, pero son cortes más enfocados a especialistas sobre el tema.

Dentro de los cortes correspondientes al cuarto de pierna, podemos destacar al Lomo Liso y el Filete como los preferidos por el hecho de ser carnes blandas, pero no por esto, las más sabrosas. También podemos recomendar carnes como Asiento y Punta de Picana, aunque al igual que los lomos son cortes de alto valor.

La hora de tirar la carne a la parrilla

anticucho

La gracia de un buen maestro asadero, es el manejo al momento de preparar el fuego. Un consejo recomendable es apilar todo el carbón en el centro de la parrilla, en forma de un cerro. Luego, hacer un agujero en el medio e insertar una pelota de papel, preferentemente hecha de diario bien seco. Una vez hecho esto, volvemos a apilar el carbón en forma de “cerrito”, dejando la pelota en medio para encenderla. Si todo funciona bien, no tendríamos la necesidad de recurrir a nuestro viejo amigo “el secador de pelo” para avivar las llamas, ya que este método debería hacer todo el trabajo.

Si bien, todos tienen su manera de tirar la carne a la parrilla, una de las mejores formas de preparar ésta, es sin ningún tipo de aliños. Por ejemplo, una vez que el carbón esté en su punto exacto, se debe arrojar la carne y dejar que se dore por un lado. Luego, voltear el trozo y agregar sal gruesa por el lado asado para que cree una costra. De esta manera, no se deja escapar la humedad de ella. Luego, repetir por el otro lado para terminar de asar.

Si nuestra opción para realizar este ritual fiestero, son carnes de cerdo, cordero, pollo o pavo; es bueno desaguar el día anterior en agua con vinagre y sal. Esto, ayudará a quitar ese sabor fuerte que muchas veces tienen estas carnes.

Para estas carnes, no existen fórmulas perfectas, ya que se pueden dejar adobando una hora antes de arrojar a la parrilla en alguna mezcla de hiervas y especies. El pollo siempre merece mayor tiempo de cocción al fuego a diferencia de las rojas y el cerdo siempre es bueno arrojarlo por el lado del hueso primero hasta que esté bien quemado.

cordero

Recuerde siempre que carnes de vacuno, cordero y cerdo deben ir bien cocidas y acompañadas con un buen vino. De esta forma, evitaremos contraer la teniasis; enfermedad que es portada en algunas ocasiones por estos animales.